“Algunos creen que seguir a una mujer que escribe corromperá a su macho latente”

September 27, 2017

 

Desde su Mendoza natal, Maru Leone, la autora de ‘Morite de amor, cagón”, charló con LA PERINOLA sobre cómo transita su experiencia con la literatura. Asegura que ser mujer y escribir “lo que te salga y como te salga” no es tan fácil porque la sociedad “quiere que sintamos vergüenza sobre nuestros deseos y nuestras formas”. Además habló de su libro y se mostró comprometida en la lucha contra la violencia de género.

 

 

 

Un proverbio chino dice que el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo, tanto que pueden provocar un tsunami y cambiarlo todo. Infinidad de mitos y leyendas se asocian a esta especie que, para alcanzar su esplendor, debe atravesar varios ciclos hasta tener las alas propias. Esas que son un pasaje directo al vuelo y goce de la libertad del cielo.

Podría inferirse que Maru Leone hizo terrible aleteo con sus alas. De hecho,  lleva esta imagen tatuada en su espalda a modo de ángel. Es que su pluma, con un estilo frontal y simple, desnaturalizó lo que la rutina pretende invisibilizar, para poner en valor aquello que realmente lo tiene.

“Antes de decir que no, pensá que te vas a morir”, así comienza una reflexión de su autoría que terrible ruido hizo en el mundo de más de unx que la leyó. Y sí, porque esta mendocina que aún no tiene tres décadas de vida cumplidas, se plantó con los ovarios bien puestos y habló de valorar la vida, los afectos, los momentos.

Ese aleteo, escritura mediante, sacudió universos de autómatas del sistema. Por eso su relato se viralizó por las redes con la fuerza de un maremoto, cambiando el escenario y el ecosistema de más de un lector/a.



           “Las expectativas te van cagando un poco los sueños”


Escuchá, escuchá a tus viejos. Pregúntales todo lo que no sabés, todo lo que pasó. Cuántas veces amaron y cuántas perdieron un amor. Pregúntales que querían ser de grandes cuando eran chicos. Pregúntales porqué carajos no lo hacen si están vivos”, dice Maru Leone en un fragmento del relato “Antes de decir que no”. El texto que, dos años atrás, matizó la voz de Lalo Mir cuando la entrevistó en radio.



-Esta frase es tuya pero te la quiero preguntar: ¿Qué querías ser de chica cuando fueras grande? Y saber si lo lograste, o si estás en ese proceso de intentarlo.

Para ser sincera, no he cambiado mucho en todos mis años. Cuando era chica no pensaba en qué quería ser, nunca fui de planear mucho a futuro; siempre me tiré más para el hoy, para el presente. Por eso es que creo que realmente no lo sabía. Cuando era chica sabía con quién quería jugar, qué quería para navidad y esas cosas. Siempre les pedía a mis viejos una viola, probablemente intuía que la mano iba para el lado del arte, o simplemente fue algo instintivo. Y nunca llegué a tenerla. Recién ahora, de grande, estoy viendo la posibilidad de robarme la de mi hermano y empezar a atinar.

Me gusta cantar, me gusta mucho cantar. Más de lo que canto en realidad. Me crié escuchando a mi vieja, desaforada, cantando a toda boca en las mañanas. Durante gran parte de mi vida me desperté así.

Tenía muchos cuadernos, tantos cuadernos como amores... y así descargaba. Me la pasaba escribiendo cartas para mis amigas, para mi familia o para algunos nenes y se las tiraba por debajo de sus puertas, siempre me pintó el romanticismo; siempre estaba enamorada.

Tampoco sabía cuándo uno crece tiene que cargarse al hombro el "ser alguien" o "ser algo". Cuando era chiquita escribía, sí, y me gustaba mucho hacerlo; pero nunca me imaginé viviendo de eso hasta que pasó. Por eso es que vivo sorprendida con todo y todo lo disfruto mucho, porque cuando uno planea, todas las expectativas te van cagando un poco los sueños.


-En la literatura, el patriarcado también se ha empeñado en invisibilizar y excluir a las mujeres escritoras ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Yo pasé por mucho en muy poco tiempo, tengo una boca enorme y eso trae consecuencias, pero me las banco con orgullo. Es difícil ser mujer y decir libremente por ejemplo que te gusta coger, que te gusta ser tuya, que te gusta estar viva, que te gusta decidir sobre tu cuerpo. Es difícil plantearlo sin pelos en la lengua, directo y claro. Me comí muchos palos por el "Morite de amor, cagón" algunos pibes se sienten atacados y lo que no saben es que yo escribo por todxs, que vivir de amor y morir y volver a renacer no siempre tiene que ver con una pareja "tipo" en crisis; sino con la vida misma. Hay que tener semejante afecto por todo lo que nos rodea y no ponerse el poncho equivocado porque quedás en evidencia.

Ser mujer y escribir lo que te salga y como te salga no es tan fácil, la sociedad quiere que sintamos vergüenza sobre nuestros deseos y nuestras formas. Nos quieren princesas comprando artículos de limpieza, cocinando y sosteniéndole la vela -o la vida- al primer tipo que se nos cruce por el camino.

El mundo de los escritores es muy variable, tenés esos que están esperando a ver si le pifiás en algo y esos que están ahí para apoyarte. Tenés de los que escriben poesía y los que venden la cara. Tenés los que se bajan los pantalones ante la sinceridad y el rompimiento de estructuras y los que dicen siempre lo que la gente quiere escuchar. Para algunos escribir es un refugio y para otros una plataforma para tapar todo en oraciones.

Respecto a lectores, también me ha pasado que cuando se enteran de que soy mujer cambia la cosa, o se avergüenzan, o compran mi libro a escondidas porque creen que seguir a una mujer que escribe va a corromper a su macho latente. Por el contrario yo siento admiración por aquel tipo que va y hace lo que quiere hacer desajustando el cinturón que la vida le pone. No todos los casos son iguales, por supuesto, pero sí son menos los que se atreven a decirme que les gusta lo que hago. Por lo general me siguen y lo mantienen en silencio.

 

 

 

-Salió tu primer libro. Se titula ‘Morite de amor cagón’ ¿Qué definición podés dar sobre la muerte, el amor y el ser cagón?

Sobre la muerte lo que puedo decirte, es que llega antes de venir en la mayoría de los casos. Hay muerte en vida, que es la peor de todas. Cuando todo te pasa por el costado y estás ciego ya estás muerto. La única diferencia es que esa es reversible y es ahí en donde entra en juego el amor.

El amor en sí, pienso yo, no tiene definición exacta. De hecho uno de los capítulos del libro se llama "El amor no tiene concepto" y eso es lo hermoso, por eso los escritores no nos cansamos de intentar explicarlo letra tras letra. Es la frustración más linda: Saber que algo existe, tocarlo, olerlo, sentirlo, ganarlo, perderlo y no saber cómo ni por qué. Dicho sea de paso, de ahí es que deviene el arte para mí, es un intento continuo de explicar lo inexplicable. Todos lo vivimos de distintas maneras, decir que es o no de alguna manera sería una crueldad tremenda.

Respecto al "Ser cagón"… No se es cagón simplemente y únicamente por no plantear lo que sentís, se es cagón/cagona por muchas cosas... todo empieza por no acobardarse cuando llega la hora de quererse uno mismo, cuando lograste eso, lo demás viene solo.


-Tu literatura frontal capta y pone en palabras imágenes simples de la vida. Y no es una tarea fácil porque lo que tenemos naturalizado muchas veces es más difícil expresar, ¿Crees que eso es lo que genera la empatía con vos? ¿Cómo manejas la repercusión que has tenido?

En cierto modo sí, pienso que a la gente lo que más le gusta o lo que más le asusta en algunos casos es que todo le toque de cerca, es verse y encontrarse en un lugar en el que no se está solx. Que somos todos bastante parecidos, pero con diferentes grados de locura. Les gusta leer algo y poder hacerlo carne, como cuando escuchás una canción e instantáneamente ves a alguien. Esa canción ya es tuya, o la dedicás, o la regalás; pero al momento de escucharla siempre va a ser tuya. Cuando yo escribo lo que escribo, la gente abre la mente: Muchas veces sienten exactamente lo que quise decir o transmitir y otras tantas les dan otro sentido totalmente distinto a las palabras para acomodarlas a su situación. Por eso creo que es importante ser claro y decir lo que uno quiere decir sin mucha vuelta, que no haya que leer dos veces para entenderlo, pero sí que lo lean otra vez por gusto.

Respecto a la repercusión, sinceramente mucho no la manejo, llevo prácticamente dos años en estado de shock, no caigo. Me es difícil comprender algunas cosas, me genera algo muy lindo saber que por medio de un texto una persona cambió su forma de vida para bien porque ese es el broche de oro, no que lo lean y les guste y les parezca bonito, sino que lo apliquen.

Cada vez que eso pasa, cada vez que alguien me escribe y me dice "Maru, largué todo y me voy a viajar" "Gracias, no dejes de escribir" a mí se me genera entre miedo y felicidad. Algo muy cercano a la adrenalina. Cuando cruzás esa barrera, tenés que ser muy consciente de lo que generás y ser muy precavida también a partir de eso. Sobre todo pensar en qué puede llegar a interpretar alguien y cómo puede llegar a aplicarlo. Y también es importante ser consciente como comunicador/a, ser responsable y consecuente con lo que uno dice, hace y siente.


-¿Escribir te ha sanado el alma en alguna ocasión?

En todas las ocasiones escribir me sana, es mi descargo, es prácticamente una adicción. Dejo todo ahí, tanto lo bueno como lo malo. Voy transformando. Es mi forma de darle otra cara a la moneda. Incluso yo me entiendo mejor leyéndome, es una especie de terapia unipersonal.

-¿Qué te inspira, cómo es el proceso de creación de tus relatos?

Me inspira todo, puede llegar a ser cualquier cosa. Una foto, una imagen en la calle, una conversación con algún amigo, lo que sea. Un texto puede devenir de un ínfimo detalle, una palabra que desató al resto. Es como una mecha encendida permanentemente. Puedo estar en cualquier lugar y algo pasa y algo se me ocurre y es ahí en donde me juega en contra mi mala memoria y mi dispersión y tengo que agarrar un lápiz y un papel, o el teléfono o lo que sea y anotar la idea principal. Puedo pararte una conversación en el medio para poder escribir algo, si no lo hago, lo pierdo y después pienso "Qué habrá sido eso tan lindo que tenía en la punta de la lengua". Así que el momento es básicamente cualquier momento, en cualquier lugar, a cualquier hora. Uno nunca sabe. Todos los días encuentro un punto de partida para generar algo y todos los días estoy escribiendo cosas nuevas.

 


-Romper el silencio es catártico ¿Qué pensás sobre la lucha que hay para erradicar la violencia de género? ¿Como comunicadora, escritora, has hecho textos o algo en torno a esta temática?

Pienso que la lucha se siente pero que aún no es suficiente, claro está, seguimos apareciendo por los noticieros a diario. Pienso que hace falta ajustarla más, concientizar a la gente sobre qué trata el feminismo, enseñarles a los chicos en las casas, en las escuelas, en dónde vayan. Que aprendan y maduren con esto, con que la igualdad es la meta y que todxs tenemos que ser parte. Brindar nuestro granito de arena, el detalle más mínimo puede cambiarlo todo. Frenarle el carro a alguien va a hacer que en un futuro lo piense dos veces, o lo piense simplemente, antes de hablar sobre una mujer, desvalorizarla o minimizarla. Porque hablar es lo mínimo, pero hablar desemboca en lo enorme, en lo realmente complicado: En que nos están matando.

He escrito y escribo a diario sobre esto, por más que el texto no tenga nada que ver, trato de aclarar mucho que yo soy mía, que vos sos tuya, que ella es de ella y así. Siempre meto algo, me parece importantísimo el saber aprovechar la llegada a la gente para educar algunos puntos de vista retrógrados. Siempre me he manejado con respeto y es una de las formas con las cuales la gente te lee o te escucha y aprende. Siempre te queda algo de quien trata de compartir sus puntos de vista, no de alguien que trata de colonizar los tuyos. Es importante el intercambio, todxs vamos aprendiendo un poco de todxs.

Como comunicadora me siento en la obligación de hacerlo y de escribir sobre esto. Pero más que como comunicadora como persona, escribo sobre esta lucha desde antes de que me conozca la gente y lo voy a seguir haciendo, así no esté viva cuando la sociedad nos firme la paz a las mujeres. No podría morirme sin saber que no contribuí en lo más mínimo con esta causa.

                                               Es

 

 


Soy el libro que arrancó su última página para no tener final. Soy una canción sin terminar. Todos los días, no tengo fin. No cuento el tiempo, el tiempo me cuenta a mí. Película abierta de par en par, dejándote libre la imaginación para crear. A veces no existo más que para existir, otras tantas tan solo no existo. Soy dueña mía, jefa mía, perra mía y de nadie más. Un reloj sin agujas, un sueño a medio despertar”, posteó Maru Leone -en su página de Facebook- al momento de cerrar esta nota.


En diálogo con LA PERINOLA, la autora de ‘Morite de amor, cagón’ dijo “Tampoco sabía cuándo uno crece tiene que cargarse al hombro el ‘ser alguien’”. Y ella es simplemente ella. Sin etiquetas como les gusta ser a las almas libres. Es de ella y para ella. Es la autora de su propia vida. Maru Leone, una mujer de ovarios y pasión que contagia.

 

 

 

 

 

 

                                  AUTORA

 

 

 

 

 

 

SOLEDAD CASTELLANO dibujó y pintó una decena de cuadros de estilo arte pop cuando pasó los primeros meses de duelo tras la muerte de su mamá. Encontró en los colores fuertes y diversos un canal para descarga de energía. ‘El arte va de la mano de la resiliencia’, afirma la Licenciada en Comunicación Social y Locutora platense, graduada en ambas carreras en la UNLP. En 2015 publicó "Farfalla", su primera novela (de Editorial Malisia) donde narra la vida de cuatro mujeres nacidas en el siglo XX.  Por "Del baile al café" obtuvo una mención en el Concurso Osvaldo Soriano de Relato breve. Trabaja en prensa gráfica y radial.

 

Se declara amante del teatro tanto como del circo pero confiesa que suele aburrirse con las películas que ‘no la enganchan de una’. Cuenta que disfruta jugar con sus mascotas al igual que ver crecer los inciensos que plantó en una decena de latas de duraznos.

 

En lo profesional, sueña ahondar en el área de comunicación y salud. E incursionar en el terreno de las crónicas.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

En sesiones prácticamente simultáneas, la Cámara de Diputados y la de Senadores aprobaron sendas declaraciones de repudio al “golpe de Estado perpetra...

El Congreso aprobó declaraciones de repudio al “golpe de Estado perpetrado en Bolivia”

November 14, 2019

1/5
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo