Juan Solá: “Me interesa la literatura como herramienta de cambio”

April 12, 2018

“Escribir es una forma de rebelión y de entretenimiento”, dijo Juan Solá al contar cómo vivió sus primeros contactos con la pluma. En una charla con LA PERINOLA, el escritor y guionista nacido en Entre Ríos reveló, también, por qué adoptó la provincia de Chaco como su terruño para amar. “Llegué a Resistencia cuando tenía un año. Soy más chaqueño que los tobas”, aseguró.

Relató que su infancia se dio en la década del ’90 cuando su ciudad aún era pequeña, con poco ruido, ideal para permitirle jugar a la pelota, a los detectives y construir historias. En el escenario que describió no había cable, ni computadora, ni videojuegos aunque sí un patio gigante “repleto de árboles” donde su imaginación dio sus primeros vuelos.

“Escribía en la parte de atrás de mi cuaderno de comunicaciones. Cuando me descubrieron pensé que me iban a retar. Todo el tiempo pensaba que me estaba mandando cagadas y me las estaba mandando”, recordó Solá sobre sus inicios con la escritura.


 

 

Juan Solá contó que su mamá también es escritora. “Ella, a mis cinco años, empezó a enseñarme a escribir. Siempre digo que uno no puede aprender a escribir pero sí a expresarse. Es fundamental que, antes de aprender a escribir, se aprenda a transmitir lo que se siente y se quiere decir”, sostuvo.

Comenzó a escribir cuando tenía 5 años. Pero varios de sus relatos y cuentos se publicaron después, cuando cumplió 10, en una recopilación. “Eran cuentos sobre racismo, solidaridad, amistad. Destinados para un público infantil”, explicó y reveló “más adelante, cuando seguí escribiendo, me di cuenta que esos temas me siguen atravesando todo el tiempo, principalmente el de la humanidad, ver cómo se está destruyendo por no saber expresarse”.

“Me interesa la mirada del otro, cómo me ve el otro y cómo nos vemos nosotros mismos. Suelo hacer inversión de sentidos, empezar un texto con una trama que lleva al lector a pensar una cosa y terminar viéndola de otra, haciéndolo reflexionar. Siempre se genera un debate copado”, confesó en el marco de una charla por teléfono.

La crónica de su vida como escritor parece tener un gran capítulo en la niñez. Según comentó, a sus 6 años, en la escuela les pidieron escribir un texto sobre el tema que quisieran. Él lo hizo sin saber que ése texto sería el puntapié de lo que vendría luego. “Escribí sobre la muerte del hijo del presidente. Mi texto hablaba de lo triste que estaba la mamá porque su hijo murió al caerse el helicóptero en el que andaba. A partir de ese momento, la maestra le mostró los textos a la bibliotecaria y ella contactó a la presidenta de la Sociedad Argentina de Escritores. Y ahí empecé a escribir más para el afuera”, repasó.

Pero su historia no fue ajena a lo que le pasa a todo pibe o piba que juega, sueña y proyecta laburar con el arte. “Cuando era chico yo decía que quería ser escritor. Y me decían que estaba bien pero que de algo tenía que vivir” confesó.

“Siempre pensé que eso de ‘ser escritor’ era más para gente que por ahí la pega. Por eso estudié para ser profesor de inglés”, acotó.

Consultado por LA PERINOLA sobre sus ediciones, contó: “Mi primer libro lo publiqué a los 10 y el segundo a mis 25. Se llama ‘Naranjo en Flúo’, una novela para chicos que abarca el tema de Chaco, sus leyendas y mitos”. En este libro, Solá retoma los principales elementos de las culturas qom y guaraní.


 

 

“Luego vino Microalmas y fue creciendo la Editorial Árbol Gordo y pude dedicarme exclusivamente a esto. Lo siento como un logro porque hoy en Argentina es muy difícil llevar adelante un negocio enfocado en las letras y la literatura que no tenga el foco en lo comercial sino en las nuevas voces”, expresó.

“Nosotros buscamos gente nueva. Queremos llevar la literatura a lugares de acceso público. No soy partidario de los grandes eventos literarios donde las personas pagan entradas para entrar a comprar. A mí me gusta llevar los libros a las cárceles, las plazas, las escuelas, las universidades. Me interesa usar la literatura como herramienta de cambio. Llegar a esos espacios invisibilizados que necesitan de la mirada de la sociedad en su conjunto. Conquistar esos espacios desde mi pluma. Mi trabajo está muy enfocado en el laburo que hacemos los artistas para salir del circuito artístico”, dijo sobre su labor como editor y escritor.

 

 *La imagen es de la nueva tapa de la edición extendida de MICROALMAS. Carla Mendieta, es la artista formoseña que hizo la ilustración que saldrá en junio.



LA CHACO

Juan Solá es autor de La Chaco. Se trata de un libro que llegó a las listas de los más vendidos. Y tuvo tanta repercusión que generó la idea de convertirlo en película. Publicada por una editorial independiente, Hojas del Sur, la novela narra la vida de las personas trans.

 

“Cuando me junto por primera vez con Andrés Mego, Editor de Hojas del Sur, me pidió que escriba un libro para su editorial. Lo primero que le pregunté es ¿un libro sobre qué? pues generalmente las editoriales te dicen ‘vos escribís lindo sobre este tema’ y Andrés me dijo que escriba sobre lo que quisiera”, recordó.

Y narró que “Hojas del Sur tiene una llegada a un circuito comercial más grande. Por eso creí que era la oportunidad para poner en el estante de los libros que la gente va a buscar a un tema del que muchos aún nos sabían: La identidad trans”.

Reveló que su idea fue hacer una novela ni muy técnica ni profunda. “Cuando la escribí tuve miedo al rechazo por parte de la comunidad trans porque podían pensar ‘qué sabía yo del tema’ si no soy trans. Pero cuando me puse a charlar con las personas trans a quienes entrevisté, me di cuenta que todxs tenemos en común una infancia en la que lamentablemente no todxs podemos tomar las riendas, porque a un niñx nunca se le tienen en cuenta muchos de sus deseos porque se cree que la tarea del padre es pulir esos detalles que hacen que el chicx no se pueda adaptar a una sociedad que lo necesita como obrero y no como persona. Al descubrir esta infancia en común, se genera un diálogo. Con La Chaco no solo quise mostrar la realidad –que ya no es actual porque la novela está inspirada en un momento anterior a la Ley de Identidad de Género-. A mí me sirvió para explicar por qué era necesaria una Ley de Identidad de Género. Quise centrarme en la infancia”.

El libro La Chaco tiene tres partes: Gusano, Crisálida y Mariposa. “En crisálida expreso la etapa donde uno se debe endurecer para que los golpes no duelan tanto. Habla sobre la infancia y cómo en ésta se reprime la identidad de la persona porque no encaja en los estándares sociales”, explicó.

“Nuestra generación tiene una resaca de una crianza machista y homofóbica”, acotó en otra parte de la charla.

Sobre la repercusión de su libro, el escritor aseguró “Tuvo un gran recibimiento por mucha gente de afuera de la comunidad trans porque no sabían muchas cosas. La imagen de lo trans está demonizada por los medios de comunicación hegemónica. Si bien ahora hay una apertura en torno al tema, siempre está el prejuicio presente. Está la ley pero les siguen diciendo por el nombre de nacimiento, cuando van al Hospital siguen sufriendo discriminación, no les paran los micros, se les sigue matando a golpes, todo esto sigue pasando”.


 

-¿Cómo es el proceso del libro a la película?

Cuando se quiso hacer la adaptación al guión, no me pareció tan brusco el cambio. Fuimos cambiando de guionista porque en el cine falta mucha perspectiva de género. Me han llegado a decir ‘la que elige la película es la mujer y el que paga es el varón’. Entonces tuve que deconstruir esa idea. Yo quiero algo sincero.

Cuando uno hace arte debe hacer algo sincero, no algo comercial, sino hay que dedicarse al entretenimiento. Son dos años que vamos trabajando sobre el guión.

Mi condición siempre fue participar en la construcción del guión, que haya una consultoría de género, que personas trans lo lean. La intención es hacer un proyecto honesto.

La Chaco se pensó originalmente como un guión de cine, para mi Facultad. Puse como condición que todas las actrices sean trans. Sí o sí deben serlo.

 

 



“Se pueden ver distintos estados emocionales en este libro”

Después de Naranjo en Flúo y Microalmas (Árbol Gordo Editores) y La Chaco (Hojas del Sur), el escritor entrerriano-chaqueño presentó “Épica Urbana”. Se trata de una selección de cuentos que abordan el amor y la humanidad doliente desde una virtuosa mirada tan íntima como mágica.

“Es una antología, recopilación de los textos que escribí en Facebook. Está dividido en tres partes. La primera también se llama épica urbana. Este título hace referencia a la posibilidad de encontrar pedacitos de magia en el cotidiano. Encontrar lo épico en el gris de lo urbano”, detalló.

Sobre el libro, indicó “Está compuesto por textos que narran historias de superación, siempre desde la perspectiva de la literatura social”.

“La segunda parte se llama ‘A todos los amores’, son microrelatos de amor. Y la tercera parte se llama ‘La parte honda del río’, es como una mini novela en 4 partes, es la historia de dos niños que usan la imaginación para salvarse de los adultos que los oprimen”, indicó Juan Solá quien, por último, reconoció “Se pueden ver distintos estados emocionales en este libro”.



Rebelarse
 

 

De pibe jugó a ser escritor. Voló con su imaginación por ese patio arbolado de Resistencia. Escribió a escondidas por miedo a un reto. Se dejó inspirar por la escritura materna. Supo poner en papel la magia de su pluma para asombro de su maestra. No reprimió deseos. No se quedó con las ganas. Dijo lo que quería decir. Miró con sus ojos y con los de otros. Intercambió miradas. Juan Solá creció y publicó cuatro libros. También apostó al laburo Editorial. Hoy es un joven que sueña con la literatura como herramienta de cambio. Sus libros, su arte, están camino a ello. La llegada a los lugares invisibilizados es una de sus metas. Su literatura pone voz a las voces de otros tantos. Su pluma se viralizó por las redes. Sus libros se agotaron. Juan Solá, el escritor argentino que, con su vuelo literario, no para de conquistar almas.

 

 


 


 



                                      AUTORA

 

 

 

 

 

 

 

 SOLEDAD CASTELLANO dibujó y pintó una decena de cuadros de estilo arte pop cuando pasó los primeros meses de duelo tras la muerte de su mamá. Encontró en los colores fuertes y diversos un canal para descarga de energía. ‘El arte va de la mano de la resiliencia’, afirma la Licenciada en Comunicación Social y Locutora platense, graduada en ambas carreras en la UNLP. En 2015 publicó "Farfalla", su primera novela (de Editorial Malisia) donde narra la vida de cuatro mujeres nacidas en el siglo XX.  Por "Del baile al café" obtuvo una mención en el Concurso Osvaldo Soriano de Relato breve. Trabaja en prensa gráfica y radial.
Se declara amante del teatro tanto como del circo pero confiesa que suele aburrirse con las películas que ‘no la enganchan de una’. Cuenta que disfruta jugar con sus mascotas al igual que ver crecer los inciensos que plantó en una decena de latas de duraznos.
En lo profesional, sueña ahondar en el área de comunicación y salud. E incursionar en el terreno de las crónicas.

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

En sesiones prácticamente simultáneas, la Cámara de Diputados y la de Senadores aprobaron sendas declaraciones de repudio al “golpe de Estado perpetra...

El Congreso aprobó declaraciones de repudio al “golpe de Estado perpetrado en Bolivia”

November 14, 2019

1/5
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo