La música de las preguntas

April 25, 2018

En el marco del lanzamiento de la Biblioteca de Arte y Comunicación, la editorial platense Malisia acaba de publicar Sigilosas, de Adrián Ferrero, un libro ineludible que reúne entrevistas a 30 escritoras argentinas y que podrá conseguirse en el stand de Malisia en el Pabellón Amarillo de la 44.ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

John Cheever prefería decir “componer” antes que “escribir: estoy componiendo una novela; por la mañana he terminado de componer un relato, decía cuando hablaba de su labor. Así trazaba un paralelo entre su oficio, la escritura, y la música, un arte que no ejecutaba pero sí admiraba y disfrutaba como ninguna otra cosa. Esta referencia es ideal para pensar Sigilosas, el libro de entrevistas a escritoras argentinas contemporáneas realizado por el escritor y crítico Adrián Ferrero.


 

 

Las entrevistas, que ahora son compiladas en un tomo pero que primero aparecieron publicadas en revistas académicas, tienen un tono y una musicalidad que las hermana. Lejos de la monotonía, del cuestionario monocorde, cada una de los diálogos propone diferentes puntos de entrada a las obras de las treinta narradoras. Al interior de los reportajes hay cadencias, momentos en los que sube la tensión, momentos en los que el tono se distiende y, sobre todo, hay rigurosidad en la ejecución. Los abordajes, las preguntas precisas, la cita de títulos y fragmentos, la mención de relatos, novelas y ensayos no sólo dan cuenta del minucioso estudio previo del entrevistador sino que, a su vez –y aquí una de las grandes virtudes del libro–, este aspecto pone a funcionar un poderoso artefacto que dispara a quemarropa: dispara otras lecturas y aviva la curiosidad un lector que, tras concluir una y otra, y otra, y otra entrevista, siente la avidez de leer.

Hay quienes dicen que una entrevista lograda es aquella que no parece una entrevista sino más bien una conversación, y esta premisa es la que parece haber signado el trabajo de edición, corrección y ordenamiento textual del platense Adrián Ferrero, Doctor en Letras, escritor y crítico literario. El trabajo dedicado de Ferrero borró las costuras; lo calculado y lo espontaneo, tan necesario uno como el otro en toda entrevista, son caras de una misma moneda en estos diálogos. Por otra parte, lo que quizá podría reclamársele al autor es que no están consignadas las fechas en las que se realizó cada entrevista, lo que le otorgaría al lector un marco más preciso para ingresar a los reportajes.


 

 

En las páginas de Sigilosas, las prolíficas escritoras que integran  este compendio le confían al entrevistador, entre otras cosas, cómo y cuándo entraron a la literatura, cuál es el origen y cómo se gestan sus ficciones, qué métodos y circunstancias prefieren para encarar sus escrituras, cómo infieren las condiciones materiales y los contextos en sus obras, y para qué están los talleres de escritura. Así, por ejemplo, María Teresa Andruentto dice que en tercer grado empezó a contarles a sus compañeros historias que leía como si fueran propias; Liliana Bodoc, por su parte, sostiene que leer ficción es un acto “libertario” y desarma la frase “leer no sirve para nada”; al respecto, afirma: “En realidad, no sirve para nada más que para hacernos humanos”. En tanto, Esther Cross dice no saber si los libros sitúan al lector ante problemas, pero sí está segura de que lo sitúan frente a preguntas. En otro orden, Inés Fernández Moreno explica por qué para ella “escribir es una forma de pensar” y, por su parte, Tununa Mercado, expresa que le “costaría mucho” decirle a alguien que no lo puede ver porque está escribiendo, “nada importante yo dejaría de lado por pensar en términos de un libro, una novela”.

No hay una fórmula para hacer entrevistas como tampoco las hay para escribir. Quienes busquen esto, absténganse de entrar al libro. Tal vez la esencia de Sigilosas esté en una respuesta de Liliana Heker tras una pregunta de Ferrero: ¿Cómo hace un escritor o escritora para no congelarse en una fórmula? ¿Es difícil conquistar una identidad y al mismo tiempo mantener la idea de la escritura como un desafío? “Yo no sé qué es ‘conquistar una identidad’ –asevera Heker–. Una es quien es y se va reconociendo y rechazando y modificando hasta donde le dé el cuero (…). La escritura es siempre un tembladeral”.

 

 

 

 

 

 

 

 

                                AUTOR

 

 

 

 

 

 

Marcos Nuñez dice que, francamente, le gusta más leer que escribir. Y sin embargo escribe. Estudió periodismo en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP. Vive con Natalia, su compañera desde hace 8 años, quien le hizo conocer Carmen de Patagones, el clima seco, el río, la costanera y las historias.
Algún día, cree, va a leer todos los libros que no para de acumular en su biblioteca. Hasta hace poco los leía y escribía algún comentario en las últimas páginas blancas, al final de cada libro; desde 2016 los lee y escribe reseñas en el suplemento Séptimo día, del diario El Día de La Plata. “Hay que leer a Bolaño”, dice dos por tres.
Por el cuento “Baltazar” recibió el Premio Osvaldo Soriano de Relato (Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata, 2015). Escribió junto a Lucas Dal Bianco la tesis de grado “Memorias de la clandestinidad: la historia escrita en los husos”, un trabajo que reúne diez crónicas sobre el testimonio de militantes que resistieron en la clandestinidad la última dictadura cívico-militar. Publicó relatos en distintas compilaciones y no acaba nunca de corregir una novela inédita. Nació en La Plata en 1988.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

En sesiones prácticamente simultáneas, la Cámara de Diputados y la de Senadores aprobaron sendas declaraciones de repudio al “golpe de Estado perpetra...

El Congreso aprobó declaraciones de repudio al “golpe de Estado perpetrado en Bolivia”

November 14, 2019

1/5
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo