TUTE: “El humor sirve para correr velos”

May 2, 2018

“Mis hermanos y yo tenemos la suerte de que mi vieja se haya ocupado -con mucha paciencia y pasión- de dejar constancia de nuestra infancia. Ella fue armando un libro desde nuestros nacimientos hasta nuestra adolescencia en donde escribió todas las cosas que decíamos cuando éramos chicos y además fue recopilando todos nuestros dibujos”, sostuvo Juan Matías Loiseau, más conocido como Tute, en una charla con LA PERINOLA.

“Ahí aparece un Clemente que hice a los dos años y todas las cosas que decía cuando era chico. Mamá es artista plástica. Así que nací en una casa de artistas”, dijo este gran humorista gráfico que forma parte de la generación que sucedió a: Quino, Fontanarrosa y Caloi, su papá.

                                                        ***

 

 


TUTE nació el 21 de mayo de 1974 y pasó su infancia en la zona sur del Gran Buenos Aires, en el barrio José Mármol. Desde 1999 publica en el diario La Nación, una página en su revista dominical y el cuadro Tutelandia en la contratapa del diario. También lo hace en diarios del exterior.

Por Batu, el personaje de la tira gráfica, hizo libros y micros televisivos, y de Trifonia & Baldomero. Tiene 13 libros publicados por Editorial Sudamericana en Argentina y algunos en España, Francia, México y Brasil. En 2014 publicó su primera novela gráfica: Dios, el Hombre, el amor y dos o tres cosas más. También es autor de dos libros de poemas y dirigió cortometrajes. Condujo el ciclo televisivo Tutelandia además de ser compositor de letras de canciones.  

-“Diario de un hijo” se llamará tu próximo libro, ¿Qué podés adelantar?

Es un libro que ya terminé y estoy editándolo. Es muy particular –dentro de mi laburo- por varios motivos: Es la primera vez que hago una autobiografía dibujada. Relato la relación con mi papá, desde mi nacimiento hasta su muerte. Es un libro que pensé hace muchos y que, recién hace un tiempo, pude entrar en esas aguas. Pasé por muchos procesos dentro de la producción del libro pero, en términos generales, fue una especie de duelo dibujado. Estoy contento con ese libro, imagino que lo podrá leer mi hija cuando sea grande y así conocer a su abuelo.

-Imagino que a través del arte, se puede atravesar el dolor como catarsis.

Sí, en ese sentido el arte funciona como una herramienta de sublimación. Sin dudas fue una catarsis y también fue un reencuentro con mi viejo, un permanente recordar. Alguien decía que recordar, etimológicamente, ayuda a la idea de volver a pasar por el corazón y fue eso.

Fue recordar mi nacimiento, los primeros encuentros con mi papá y mi vieja. Fue emocionante, lindo y triste por momentos. Estará para fin de año por Editorial Sudamericana.

También fue un gran desafío dibujarme, dibujarlo a él y a mi familia porque eso nunca lo había hecho. Siento que le agregué a mi caja de herramientas, una más. Hoy puedo dibujarme y dibujar al resto, también dibuje a mis hermanos, a Quino, al negro Fontanarrosa.

 

 


-¿Cómo fue tener a Quino y Fontanarrosa como parte de tu infancia?

El negro Fontanarrosa era un íntimo amigo de mi papá. Pasábamos mucho tiempo junto cuando venían de Rosario, nos visitaban en casa, nos íbamos juntos de veraneo. Lo conocí desde muy chico y en el libro cuento las cosas que hacíamos, los juegos. Era como una especie de tío. Y después se convirtió, para mí, en el gran dibujante y escritor que fue. Un referente. Más tarde fue un colega y finalmente tuve la suerte de que me reconociera como dibujante. Eso fue difícil porque al haber tanto cariño de por medio, él me hacía los primeros prólogos sin mirar mis dibujos. Pero cuando saqué mi primer libro, se lo mandé. El negro ya estaba enfermo y me respondió con un mail lindísimo que decía que me había descubierto como dibujante y que ahora ya sabía a quién nombrar cuando le preguntasen por los jóvenes talentos. Para mí fue muy importante que uno de mis maestros me reconociera como un par.

Y, de alguna manera, pasó algo similar con Quino, salvo que él no era un amigo de mi viejo sino un maestro de mi viejo. Era un dibujante al que mi viejo admiraba profundamente y yo también.

 

  
-¿El humor se hereda o se aprende?

El humor se aprende y se hereda en el sentido de que uno lo aprende en su casa, a través de la cultura familiar, de los consumos culturales que uno va adquiriendo en la vida. Creo que se aprende, uno no nace humorista gráfico. El humor viene con el tiempo, lo que viene de manera natural es la capacidad de expresarse a través del dibujo. Pero, para hacer humor gráfico, al dibujo hay que sumarle una idea y ésta debe ser ingeniosa y además debe ser comprendida por todos, no puede ser un código cerrado. Es un trabajo intelectual. Se hereda en el sentido de que aprehende en el día a día. Nací viendo a mi viejo dibujar todos los días y el día que yo me senté frente a un papel a ver si me salía un cuadro de humor, ya sabía hacerlo y no sabía que sabía. Había algo que había adquirido con el tiempo y de manera inconsciente.

-En tus trabajos siempre está presente el tema del psicoanálisis ¿Qué influencia tiene en tu vida?

Tiene una gran influencia. Empecé psicoanálisis a los 19 años, ya llevo más de veinte años. Me interesa como técnica. Me aportó una mirada de las entrelíneas. Creo que aguza la mirada y me ha servido para mi producción humorística.

 


 
-El humor y las crisis ¿Sirve para superarlas?

No creo que a través del humor uno pueda superarlas pero sí se vuelven más soportables. El humor sirve para hacer más soportable una realidad adversa. El humor es un mecanismo de defensa tanto individual como colectivo. Entonces, frente a los dramas de la vida, el humor sirve como una herramienta para hacerlos más soportables y también para poder entender, analizar. El humor sirve para correr velos y dejar al descubierto cosas que están solapadas o escondidas.  

-¿Cómo ves hoy al país y cuál es tu postura sobre el aborto?

Al país, política y socialmente, lo veo en un momento muy complicado, con un gobierno que desde el Estado sofoca a los que menos tienen y esto hace que el pueblo no esté feliz.

Estoy a favor de la legalización del aborto. Hay que correr la discusión de espacios individuales, de morales o éticas individuales y llevarlo más al plano en el que debiera estar que es el de la salud pública. Es un hecho que miles de mujeres mueren por abortos clandestinos los cuales se van a seguir produciendo estemos o no estemos de acuerdo con la idea. Creo que, lo que necesitamos como sociedad, son herramientas para poder solucionar esto. Independientemente de la idea moral o religiosa que podamos tener.

Hay una manera de oscurecer las aguas cuando se plantea el tema como si uno estuviera a favor del aborto y nadie está a favor del aborto pero éste existe. Entonces hay que ver cómo se soluciona esto porque lo que ocurre es que las mujeres con dinero, no mueren y las que mueren, como siempre, son las pobres. Del aborto estamos todos en contra, de lo que estamos a favor es de la legalización para que una mujer pueda decidir y no muera en la clandestinidad.

 

 

 

    

 

 

 

 

                           AUTORA

 

 

 

 

 

 

 

SOLEDAD CASTELLANO dibujó y pintó una decena de cuadros de estilo arte pop cuando pasó los primeros meses de duelo tras la muerte de su mamá. Encontró en los colores fuertes y diversos un canal para descarga de energía. ‘El arte va de la mano de la resiliencia’, afirma la Licenciada en Comunicación Social y Locutora platense, graduada en ambas carreras en la UNLP. En 2015 publicó "Farfalla", su primera novela (de Editorial Malisia) donde narra la vida de cuatro mujeres nacidas en el siglo XX.  Por "Del baile al café" obtuvo una mención en el Concurso Osvaldo Soriano de Relato breve. Trabaja en prensa gráfica y radial.
Se declara amante del teatro tanto como del circo pero confiesa que suele aburrirse con las películas que ‘no la enganchan de una’. Cuenta que disfruta jugar con sus mascotas al igual que ver crecer los inciensos que plantó en una decena de latas de duraznos.
En lo profesional, sueña ahondar en el área de comunicación y salud. E incursionar en el terreno de las crónicas.






 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Liliana Herrero: “Fueron cuatro años de locura, dolor y sufrimiento para el pueblo”

October 30, 2019

1/9
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo