Paula, el nombre que imparte justicia en la cancha

May 4, 2018

Gisela Trucco quedará en la historia del fútbol argentino como la primera mujer que integró una terna arbitral en un partido de Primera División. La santafesina ejerció como primer asistente en el partido jugado el 30 de octubre del año pasado, que enfrentó a Defensa y Justicia y Olimpo. Una semana después, Mariana de Almeida dio el mismo paso, siendo la segunda árbitra asistente en el partido entre Patronato y Newell's.

 

Que el referato tenga representantes mujeres ya no es novedad, pero la proporción en relación a los hombres sigue siendo mucho menor, y las oportunidades para ambos no suelen ser las mismas. Según un relevamiento de 2015, de los árbitros que imparten justicia en las canchas del país, 3.700 son varones y solo 53, mujeres. En ese contexto, vale marcar que AFA aún no ha designado árbitras centrales en partidos de primera división de varones.

 

Hacer carrera desde una provincia

 

La carrera de árbitro es muy exigente, casi o tanto como la de futbolista, y requiere años de trabajo. Debe sortear todas las categorías, destacarse, perfeccionarse, entrenarse. Así como los equipos de fútbol ascienden de categorías, también lo hacen los árbitros. Y además, tiene el plus de que quienes se dedican a esta tarea forman parte del grupo selecto que vive de la pelota.

 

 

 

Y llevar adelante toda esta labor desde ligas provinciales requiere más esfuerzo, pero es algo que no asusta a Paula Eisenacht, quien enfrenta el desafío con las mismas ganas que inició la carrera seis años atrás. Esta joven de 26 años, oriunda de la localidad entrerriana de General Ramírez, fue la primera árbitra mujer de su localidad; es la única entre 40 árbitros en la capacitación para impartir justicia en el Torneo Entrerriano (que están recibiendo quienes integran la tabla de mérito de cada liga), e irá por obtener el título que la habilite a conducir partidos en primera.

 

Cómo una estudiante de Profesorado de Educación Física, que no había tenido contacto previo con el fútbol pero siempre estuvo ligada al deporte, terminó siendo árbitra, lo cuenta ella a LA PERINOLA: “Yo estudiaba en Santa Fe, y estaba buscando un trabajo para el tiempo que me sobrara. A través de una amiga mía de Ramírez conocí al presidente del Colegio de Árbitros de Santa Fe, y me invitaron a la Liga (santafesina) para dirigir a los chiquitos, y después como asistente, como lo hago ahora también”.

 

“Caí a la Liga una noche y me mandaron como planillera de Futsal, que es adentro de un salón. De ahí enseguida a los entrenamientos y las clases de aula para aprender el reglamento. Dos semanas después fui a fútbol infantil de asistente, y ya estoy en el sexto año como árbitro: tres en la Liga de Santa Fe, y hace tres me volví a Ramírez y estoy en la Liga de Nogoyá”, reseñó sobre sus inicios. Coincidentemente con su vuelta a Entre Ríos, contó, el árbitro de Paraná Campaña Alexis Romero presentó un proyecto para crear un Colegio de formación de estos profesionales en Nogoyá: “Se contactó conmigo por si quería formar parte”. Y no lo dudó.

 

Desde que comenzó a integrar las ternas, se desempeña como asistente. Y confió sobre la posibilidad de arbitrar un partido: “No es que no me anime, pero es complicado estar en la línea dirigiendo… y hay que aguantar los 90 minutos. Donde arranque después lo tengo que terminar”.

 

Proyección

 

A partir de estar en la tabla de mérito en la Liga de Nogoyá, desde hace unas semanas Paula comenzó una capacitación de tres clases en Villaguay -en el centro de la provincia- para poder dirigir en el Torneo Entrerriano. “Se realiza entre todos los campeones de las ligas de Entre Ríos, y lo dirigen los que están en tabla de mérito y los que vayan a las tres clases. La primera fue en el aula, la que siguió es práctica de campo y la última es de los exámenes, físico y escrito”, explicó.

 

En esa capacitación en Villaguay (que también se da en Gualeguay y Concordia) es la única árbitra, donde además cursa con otros 40 colegas hombres. “Estoy acostumbrada; a mí me respetan un montón mis compañeros, pero siempre les digo que quiero ser uno más, que no hagan diferencia, siempre dentro del respeto”, expresó.

 

Y, respecto a las tablas de mérito, que ella integra en su Liga, contó que llegan a AFA. Y en su caso, por ejemplo, le permitió dirigir un Federal B en Concordia. “Esa designación viene de AFA. Éramos tres en la tabla de mérito, yo salía de trabajar de una clase particular y me llegaban los WhatsApp de mis compañeros de Santa Fe que me felicitaban, porque sale en todos lados esa designación. Yo no entendía nada y casi me muero cuando lo veo, porque fue como lo máximo”. E instruye: “Tenés la A, la B y después está el Torneo Federal -A, B y C-. Era un partido que era fin de año, los resultados ya estaban jugados”, añadió, aunque enfatizó en la importancia que significó para ella ser convocada.

 

 

“Y el ante año pasado me tocó estar en la final de la Liga (de Nogoyá), por haber sido constante. Tenía el casamiento de la mejor amiga de mi novio en Santa Fe y no pude ir, lo supe tres días antes. Pero estaba en la final, que es como un premio para nosotros. En Santa Fe eran más clubes y más árbitros, acá cuanto menos son tenés más chances”, apuntó.

 

Aunque dijo que no tiene la mira enfocada directamente en llegar a dirigir un Mundial, para la segunda mitad de año ya tiene en mente cómo continuará su carrera: realizará el curso nacional de árbitro para así tener la posibilidad de dirigir en primera. “Después de tener el curso hay que salir a los partidos, te tienen que ver, y después necesitás un contrato en AFA. Es difícil, por ahí podés ir de cuarto árbitro, o asistente. Como árbitro es largo el camino”. Aunque observó: “Creo que siendo mujer tengo más chances que un varón, pero porque si hay 50 varones hay una mujer”.

 

“Cuando tuve la oportunidad del Federal B noté que es más tranqui llegar a un partido así importante, porque nos buscó la policía, nos llevó, nos cuidaban la espalda, la gente estaba lejos, no escuchabas nada. Y no es por menospreciar a los otros partidos”, comentó sobre la experiencia a medida que se avanza de categoría. Y, sobre la pregunta puntual si se ve arbitrando en una copa que enfrente a selecciones, dijo: “No sé, lo veo lejos y a la vez no. Yo armo mi bolsito el fin de semana y dirijo el partido que toca, las cosas se van dando”.

 

 

El foco de las críticas

 

El árbitro central y los asistentes de línea suelen ser el blanco de las críticas o insultos en las canchas. Sobre cómo se lleva con este condimento que rodea al fútbol Paula contó: “En eso me ponen en el mismo lugar (los hinchas); por ahí sí los insultos son diferentes para mi. No es que porque sea mujer hay menos, al contrario, tienen otras cosas para decirme. Pero siempre digo que si no lo aguantaría no lo hago. Tenés que dejarlo y seguir. A mí me gusta, y llega el sábado y domingo y para mí es fútbol. Siempre digo que tengo mi profesión y el arbitraje, y para mi hoy están en el mismo lugar. Pero fue así sin querer, porque no es que dije en algún momento de mi vida quiero ser árbitro de fútbol”.

 

Aunque confió que “es más difícil cuando la gente te conoce”, como le ocurre cuando debe arbitrar en su ciudad. “Lo peor que me pasó acá es ser insultada por gente que después me cruzo en la calle y me saluda, o personas que tienen hijas mujer”, lamentó. Y añadió en general: “Cuando la gente te insulta por nada, por desahogarse, o cuando es por el género, como `quedate en tu casa a lavar los platos´”.

 

Fotos de arbitraje: Facebook Paula Eisenacht.

 

 

 

 

AUTORA


 

 

ROMINA GELROTH: Su madre siempre cuenta que, de sus cuatro hijos, fue la que aprendió primero a hablar y luego a caminar. Será el origen de su afición por las palabras, escritas o habladas. Es fanática del cine, y despuntó su amor por la fotografía: todo es digno de ser congelado con luz, especialmente las aves y los cielos. Panza verde de origen, le es imposible estar sin la compañía del mate. Adoptó La Plata hace algunos años, y ya se con-funde bien en el paisaje urbano de las diagonales y tilos. No solo en manipular vocablos en diarios digitales se van sus días: también transcurren entre costuras, telas y calzados. Improvisó un incipiente jardín en su balcón. Escribir sobre viajes, y viajar, su aspiración.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Coronavirus: CICOP exige que se garanticen todos los insumos de bioseguridad necesarios para la protección del personal de salud

April 17, 2020

1/8
Please reload

Entradas recientes

March 16, 2020

Ple