Leo Millares, el hombre que dibuja historias en la piel de las celebridades

June 13, 2018

Leo Millares nació en Argentina en el año 1976 pero en el 2000 decidió migrar hacia España, lugar en el que terminó de triunfar y consolidarse como “el tatuador de las celebridades”.

 

Antes de alcanzar reconocimiento internacional, el artista tuvo que recorrer un largo camino: en un principio pintó paisajes en platos para los turistas y poco a poco empezó a hacer bodypainting. Fue así que un día lo vio un diseñador muy importante de Argentina y le propuso pintar a modelos para un desfile de vestidos de novia. “Era un trabajo brutal con pincel y aerógrafo, se copiaba fielmente el vestido, nueve horas de trabajo. De ahí pasé al tatuaje. Tatuar es como dibujar, la aguja es un pincel que hace ruido, un lápiz”, explicó en una entrevista.

 

Llegó al “viejo continente” con el motivo de participar de una convención de tatuajes. En ese entonces, Ariel “Caño” Ibagaza jugaba en el Atlético de Madrid y cuando se enteró de que estaba allí fue a tatuarse con él: “Me trajo a Fernando Torres y a raíz de Fernando vino Dani de El Canto del Loco, casi todo el Atlético de Madrid y el equipo blanco: Guti, Sergio Ramos, Albiol, Arbeloa, el Kun Agüero... Y empecé a bandear por todos los equipos, a irme a Londres, a viajar... Me abrió las puertas. Tatúas a Alejandro Sanz o a Torres y la gente te reconoce porque son ídolos de masas. Ponen una foto en Twitter y ya está”, destacó.

 

 

 

En dialogo exclusivo con LA PERINOLA, Leo detalló qué le apasiona del mundo del tatuaje, qué extraña de Argentina y qué personalidades lo sorprendieron por su “humildad” y “sencillez”.

 

¿Qué fue lo que te acercó al mundo del tatuaje? ¿Por qué decidiste dedicarte 100% a eso?

 

Desde niño me gustaba la pintura y la primera vez que vi un tatuaje, me pareció tan hermoso poder pintar en lienzos móviles que quise probarlo. Tener mis obras, que son como hijos míos, recorriendo el mundo, es una idea alucinante.

 

¿Cuál fue el motivo que te llevó a irte a España? ¿Qué te cautivó de ese país?

 

Fui invitado a una convención en Córdoba y me sentí como en casa. A partir de allí he desarrollado gran parte de mis trabajos en España.

 

¿Extrañás algo de Argentina?

 

Por supuesto, se extrañan muchísimas cosas. Entre ellas: familia y amistades que vas dejando por el camino debido a la distancia. Eso sí, las nuevas tecnologías nos han dado la oportunidad de regresar a sitios y acercarse a personas que se añoran.

 

¿Cuáles son las habilidades necesarias que considerás que debe tener un tatuador?

 

Un tatuador, sobre todo debe tener una muy buena base de dibujo de pintura para no caer en el error simplemente de copiar. También es muy importante el trabajo diario, renovarse y reinventarse. Hay que estar en constante desarrollo para no perder los orígenes.

 

¿Qué estilo de tatuaje te gusta más y cuál disfrutás más hacer?

 

Con lo que más disfruto, es con las técnicas de pintura de la época de Miguel Ángel. El realismo es mi pasión.

 

 

 

Cuando empezaste, ¿te imaginabas que ibas a terminar tatuando a celebridades o teniendo tu propio programa de TV?

 

No, eso nunca te lo imaginas. En mi caso, el destino me ha ido llevando a conocer personas y lugares increíbles.

 

¿Qué personalidad que tatuaste te sorprendió por su forma de ser? ¿A quién soñás tatuar?

 

Muchos son los que me han ido sorprendiendo durante todos mis años de experiencia en el mundo del tatuaje, pero dos de ellos en especial y que hoy en día son grandes amigos míos. Se trata de Alejandro Sanz y Gonzalo Higuaín. Lo que más me cautivó de ellos sobre todo fue su sencillez.

 

Desde siempre me ha gustado la idea de poder tatuar algún día a Rafa Nadal no solo por ser un emblema y en ejemplo para seguir en el mundo del deporte, pero también por la gran persona que es.

 

 

¿Qué proyectos tenés de cara al futuro? ¿Pensás volver a vivir en Argentina?

 

Tengo muchos proyectos y colaboro con marcas deportivas en el diseño de zapatillas de ediciones limitadas. También personalizo coches como Mini Cooper. Asisto en convenciones internacionales, programas de radio o televisión y revistas, entre otros. Y en la vida nunca se sabe dónde termina uno. Al final, no es algo en lo que se piensa, sucede.

 

 

 

Autor

 

 

ANDRÉS MONTERO: Nació y se crió en Dolores, Buenos Aires. Los libros que despertaron su interés por la lectura fueron “Crónica de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez y “Recuerdos de un médico rural” de René Favaloro. Debido a su pasión por la música, a la edad de 14 años decidió aprender a tocar la guitarra, instrumento que hasta el día de hoy lo acompaña en momentos de ocio. Ni bien terminó el secundario, se fue a estudiar Comunicación Social a La Plata junto con cuatro amigos. Luego seis años de estudio, se recibió en la UNLP. Actualmente ejerce la labor periodística a pesar de haberse formado académicamente en Planificación Comunicacional. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Coronavirus: CICOP exige que se garanticen todos los insumos de bioseguridad necesarios para la protección del personal de salud

April 17, 2020

1/8
Please reload

Entradas recientes