“Es posible comer rico y sin gluten”

July 16, 2018

Patricia Gabriel se crió en un hogar donde se cocinaba sin gluten. Ocurre que su hermana mayor fue diagnosticada con celiaquía ni bien nació. “En esos años no había nada con logo, ni productos certificados. Entonces mamá le hacía todo casero, desde el dulce de leche, pan, galletitas. Y nosotros moríamos por comer lo que cocinaban para ella”.
 

 


Recuerda que era una época en la que no había tanta información. Por eso, recién cuando su hermana fue grande, el médico le sugirió que toda la familia se haga los estudios. Sucede que la Celiaquía se presenta en personas que tienen predisposición genética a padecerla y se sabe que aparece con más frecuencia entre miembros de la misma familia.

“Mi hermana mediante una pequeña contaminación cruzada o ingesta ya tiene los síntomas. Pero el resto de la familia nunca tuvo ni un síntoma parecido a los de ella. Entonces el no saber hacía pensar que no éramos celíacos por eso no nos hacíamos los análisis”, confiesa Patricia, quien hoy es cocinera especialista en alimentos libres de gluten.

Fue a sus 32 años cuando tomó la decisión de hacerse el análisis de sangre para medir los anticuerpos por celiaquía. “El resultado fue dudoso”, cuenta ante LA PERINOLA y agrega que luego llegó el turno de visitar a un gastroenterólogo y, biopsia de por medio, confirmar el diagnostico: Pato también es celíaca.

La celiaquía es la intolerancia permanente al gluten, conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC) y productos derivados de estos cuatro cereales. Pueden padecerla tanto niños como adultos.  Vale recordar que las proteínas se clasifican en dos grupos, prolaminas y gluteninas. Las prolaminas reciben distintos nombres según el cereal de origen: El gluten de los cereales mencionados es la forma más conocida de presentación de las prolaminas tóxicas para los celíacos. Y, a su vez, la gliadina constituye el mayor problema pues es la más utilizada en la industria alimenticia.

 

 

Cocinar sin gluten

“No había sido muy consciente de lo que era comer sin gluten hasta que fui diagnosticada”, confiesa y cuenta que en su casa, cocina ella. “Entonces para mi es mucho más fácil tener los cuidados para no contaminar en la cocina. Soy muy cuidadosa y tengo algunos tips”.

“En casa no hay harina de trigo, todo lo casero se hace con harina libre de gluten pero sí tengo pan lactal, galletitas, pizza con gluten. Entonces la posibilidad de contaminación está presente. Por eso, soy cuidadosa y, antes de cocinar, paso un trapito en la mesada por si hay alguna miga de una tostada, de pan”, explica.

Patricia cree que hay empatía en la sociedad pero que aún falta conocimiento en cómo ayudar, en cómo hacer un plato sin contaminar.

“Se está avanzando en la inclusión, en enseñar y comunicar. Es importante decir que el celíaco no come solo. El celíaco come con familia, con amigos. Y hay que saber qué cuidados hay que tener para que llegue una alimentación sana, sin contaminar, a pesar de comprar los productos libres de gluten”.

“Muchas veces pensamos que comprando productos sin tacc (trigo, avena, cebada y centeno) estamos libres y salvos pero quizás en el momento de la cocina se produce la contaminación cruzada”, comenta.

“Por más que una haya comprado productos libres de gluten, éstos se pueden contaminar con pequeñeces. Por ejemplo con algún condimento no apto, con mezclar una cuchara de una salsa. O quizás se hace una salsa libre de gluten y viene alguien y moja el pan para probar la salsa, ya la contaminó”, acota.

 

 

Derribando el mito

“Estoy convencida de que comer rico y comer sin gluten es posible. De hecho cocino en casa, invito amigos a comer pastas sin gluten, tortas sin gluten y comen felices”, afirma.

Ahora bien, recomienda aprender tips “para cocinar y no fracasar en el intento” porque “la técnica del amasado es diferente o el tiempo de cocción de las masas es distinto”.

En ese marco, expresa que: “Hay un mito de que comer sin gluten es feo y no es así. Comer sin gluten es rico, hay una variedad de productos certificados en el mercado y eso nos abre el abanico para la elaboración”.

 

 



-Quien alguna vez haya mirado los precios de los alimentos para celíacos habrá notado que valen el triple. Por caso, un paquete de fideos de trigo que cuesta treinta pesos, es triplicado en costo si son de maíz o arroz ¿Es la lucha que se viene en pos de una equidad en materia de costo?

Compro todo con logo y sin gluten. Es un tema que hay que trabajar mucho para ver si pueden bajar los precios, hacer algo más competitivo.

-¿Cómo fue tu experiencia en la reciente Expo Celiaca?

Estuve dando dos talleres de cocina. Es una experiencia fantástica. La gente espera que llegue la expo. Este año me sorprendió la cantidad de stand que había, con nuevas marcas, novedades, precios con promociones. A pesar de la situación económica que se vive donde todo está carísimo y que los productos celiacos son caros, hubo buenas promociones que se pudieron aprovechar. Se respiraba un ambiente de alegría.

 

Informe especial de LA PERINOLA sobre Celiaquía.

Primera entrega.

 

 

 

 

 

                        AUTORA

 

 

 

 

SOLEDAD CASTELLANO dibujó y pintó una decena de cuadros de estilo arte pop cuando pasó los primeros meses de duelo tras la muerte de su mamá. Encontró en los colores fuertes y diversos un canal para descarga de energía. ‘El arte va de la mano de la resiliencia’, afirma la Licenciada en Comunicación Social y Locutora platense, graduada en ambas carreras en la UNLP. En 2015 publicó "Farfalla", su primera novela (de Editorial Malisia) donde narra la vida de cuatro mujeres nacidas en el siglo XX.  Por "Del baile al café" obtuvo una mención en el Concurso Osvaldo Soriano de Relato breve. Trabaja en prensa gráfica y radial.
Se declara amante del teatro tanto como del circo pero confiesa que suele aburrirse con las películas que ‘no la enganchan de una’. Cuenta que disfruta jugar con sus mascotas al igual que ver crecer los inciensos que plantó en una decena de latas de duraznos.
En lo profesional, sueña ahondar en el área de comunicación y salud. E incursionar en el terreno de las crónicas.


 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Liliana Herrero: “Fueron cuatro años de locura, dolor y sufrimiento para el pueblo”

October 30, 2019

1/9
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo